The page you're viewing is for Spanish (LATAM) region.

Socios

The page you're viewing is for Spanish (LATAM) region.

La emoción alrededor de la 5G es tal que se robó la atención en el Congreso mundial móvil de este año. Los accesorios y dispositivos estuvieron en segundo plano, ya que los expositores se enfocaron en la demostración de la innovación de la 5G. Para los operadores, esto significó probar sus propuestas de servicio y luchar por la prominencia para decir “primera” y “más rápida”.

Sin embargo, mientras la 5G está en la mente de los medios y de los analistas ¿es la bala de plata que devolverá la salud al tan necesario sector de telecomunicaciones? La respuesta no es ni tajante ni seca. De hecho, los inversionistas en telecomunicaciones europeas están evaluando el caso para la inversión en 5G hasta que comprendan cuál será su impacto en la fortuna de estos negocios; todo se trata de casos de uso y de cómo generarán fuentes de ingresos en el sector.

Una ojeada bajo el sombrero

Para entender dónde residen las oportunidades 5G, primero necesitamos entender el complicado conjunto de retos que enfrentan los operadores de telecomunicaciones. Esta es una industria en movimiento. Los ingresos se están aplanando conforme los consumidores exigen más datos a un precio estático basado en las condiciones del mercado. Proporcionar estos datos es más costoso para los operadores, lo que lleva a la dificultad de aumentar el ingreso por usuario (ARPU).

Al mismo tiempo, los servicios principales de los operadores tales como voz, mensajes y videollamadas se deterioran debido a grandes empresas (OTT) como Facebook, Apple, Google o cualquier aplicación de mensajería nueva. De hecho, McKinsey anticipa que la cuota de los mensajes, voz fija y voz móvil proporcionada por empresas OTT podría elevarse a 60, 50 y 25 por ciento, respectivamente, este año.

Sin embargo, el deterioro del servicio no es solo en el área donde las compañías de telecomunicaciones están bajo la amenaza de los OTT Facebook, Amazon, Netflix y Google o FANGS, como se las conoce en conjunto, crearon servicios innovadores usando ampliamente la infraestructura de telecomunicaciones existentes. Cuando se trata de contenido de video, compras o comunicaciones tradicionales, estas empresas tienen la relación con el cliente, reduciendo al operador de telecomunicaciones a una línea de productos de baja rentabilidad.

La oportunidad 5G

Considerando esto, los operadores de telecomunicaciones necesitan entender claramente dónde pueden ayudarles las innovaciones de 5G a revitalizar sus fortunas. Actualizar la red para proporcionar capacidades 5G es un trabajo complejo y costoso, así que debe haber un caso de negocio claro para justificar la inversión.

Afortunadamente, las velocidades de descarga equivalentes a las de la banda ancha y la baja latencia prometida por 5G presentan varias oportunidades para los operadores. Lo primero y más importante es que 5G habilitará el Internet de las cosas (IOT) anunciado durante mucho tiempo. Para estos operadores, esto significa una oportunidad para llenar la red; algo que ha sido un reto durante los últimos años. Con la mayoría de los clientes ya inscritos con un operador, el crecimiento en cuanto a clientes adicionales es mínimo. Sin embargo, ya que cada una de estas personas está vinculando varios dispositivos inteligentes en la red, el potencial de crecimiento es fenomenal.

Esto se amplifica cuando consideramos las iteraciones de negocios de IoT. Por ejemplo, en la manufactura, los operadores de telecomunicaciones pueden posicionarse como la espina dorsal, enlazando sensores a servicios subyacentes e impulsando la infraestructura para una cadena de suministros u operaciones de piso automatizadas. De forma similar, los operadores de red pueden jugar un papel crítico en las implementaciones de una ciudad inteligente, impulsando las operaciones autoreguladas tales como semáforos y controles de tránsito inteligentes.

Para que los operadores capitalicen la oportunidad 5G, la infraestructura y las operaciones serán claves para el éxito. Cada elemento de sus redes debe estar operando en su mejor y más avanzada capacidad para permitir un futuro 5G que genere crecimiento y rentabilidad a un costo operacional razonable. A los accionistas de centros de datos que piensan en 5G, a continuación les proporcionamos algunos puntos clave para su consideración:

Latencia y aplicaciones en el borde de la red

La baja latencia es una de las promesas centrales de una red 5G. Los centros de datos al borde de la Red (arquetipo máquina a máquina) serán críticos para reducir la latencia, proporcionando un poder de cómputo más cercano a los usuarios finales. Las compañías de telecomunicaciones tienen la ventaja cuando se trata del borde de red, presumiendo una extensa huella en propiedades lista para su conversión. Por ejemplo, en los EE.UU. AT&T cambiará más de 4000 centros de intercambio telefónico existentes en microcentro de datos, en Europa todos los operadores buscan restructurar sus topologías de red actualizando el núcleo e ingresando sitios de agregación con potentes anchos de banda y cómputo. Los equipos de operaciones también explorarán el paradigma a hiperescala, ya que se están sentando precedentes para traer esta hiperescalabilidad al centro local.

Administración de varios sitios

Los operadores de telecomunicaciones tienen una configuración de instalaciones única, ya que incorpora un núcleo conectado por IP geográficamente disperso, sitios de transmisión y de acceso. Todo esto debe optimizarse para 5G, desde las fuentes de alimentación de AC y DC, hasta servidores, bastidores, switches, espacio, energía y enfriamiento. Sin embargo, una solución no es apta para todo. Los gerentes de instalaciones necesitan evaluar qué sitios comprometen ambientes hostiles y seleccionar los componentes en consecuencia. Además, se necesitará que las soluciones de DCIM y seguridad inteligentes monitoreen el desempeño y gestionen las amenazas en la red.

Reducción de los costos de energía.

Mientras que el nuevo mundo de la 5G significa ampliar y optimizar la infraestructura de red, los operadores de telecomunicaciones también deben ser conscientes de la otra parte del rompecabezas: la administración de costos. La energía es normalmente el mayor costo operativo para las instalaciones y se elevará significativamente conforme la densidad del sitio aumenta para manejar más tránsito de datos generados por la 5G. El ahorro de energía como servicio (Energy Saving as a Service (EsaaS)) es una opción nueva que se debe considerar. Puede fijar ahorros en energía en varios lugares reduciendo el Opex (gastos operativos) así como brindando tranquilidad durante el monitoreo, mantenimiento y soporte.

Más allá del despliegue publicitario, la 5G ofrece algunas oportunidades estratégicas claras e importantes para los operadores de telecomunicaciones en su búsqueda para redefinir su función en un mercado saturado. Sin embargo, superar el reto de la infraestructura y la operación es tan importante como explotar la oportunidad 5G. Las dos deben ir de la mano si los operadores quieren liberar nuevos flujos de ingresos.

Para saber más sobre cómo Vertiv impulsa a los operadores de telecomunicaciones con sus redes, acceso y sitios principales en todo el mundo, comuníquese conmigo.

Artículos relacionados

SOCIOS
Descripción general
Iniciar sesión en el Portal para socios

Idioma y ubicación