The page you're viewing is for Spanish (LATAM) region.

Socios

The page you're viewing is for Spanish (LATAM) region.

La nueva generación del borde de la red: lo que podemos aprender de la evolución de las arquitecturas móviles

Jack Pouchet

La actual avalancha de actividad alrededor del borde de la red ensombrece la verdadera historia de la computación en el borde —caracterizada por una evolución gradual con etapas que representan avances tecnológicos importantes—. Las primeras iteraciones del borde de la red fueron armarios de red sencillos, con alojamiento de TI suficiente para soportar las necesidades dentro de las instalaciones. Se conectaban con el mundo exterior mediante un servicio telefónico ordinario (POTS, por sus siglas en inglés. Piense por ejemplo en la película Juegos de guerra y aquel módem de acceso telefónico) y módems de baja velocidad y bajo ancho de banda. Además, tenían poca o ninguna conectividad en tiempo real por Internet Llamarlas el borde de la red sería exagerar, pero aquellos modestos armarios de TI representan de manera clara el origen del borde de la red que conocemos actualmente.

El impacto de las tecnologías 3G y 4G LTE

La introducción de las tecnologías móviles 3G y de internet inalámbrico (Wi-Fi) cambiaron el perfil de aquellos primeros armarios de red. Se introdujeron routers y capacidades inalámbricas y se abrió la puerta a las aplicaciones enfocadas en los consumidores. Rápidamente, Starbucks y McDonald’s aprovecharon el servicio de internet inalámbrico como una ventaja competitiva para atraer a los consumidores que buscaban conectividad. Asimismo, los aeropuertos utilizaron esta tecnología para volver las salas de espera mucho menos miserables.

Con el paso del tiempo, la tecnología 4G LTE trajo consigo la computación y la conectividad móvil a las masas —primero en los principales centros de población, pero su alcance se extendió rápidamente—. Aunque el alcance y la naturaleza de la tecnología 4G y la computación móvil varía alrededor del mundo, no se limita a EE. UU. ni a los países desarrollados. En África, por ejemplo, toda la infraestructura de TI es compatible con el internet inalámbrico en una red troncal 4G. Al aumentar la demanda por la computación y video de alta velocidad, también aumentó la necesidad de recursos más sólidos en el borde de la red.

El futuro: la tecnología 5G

Actualmente, vemos nuevos casos de uso en el borde de la red, los cuales ejercerán presión en los actuales sitios de borde y la red móvil. Al momento de analizar estos casos de uso en Vertiv, hemos identificado cuatro arquetipos principales en el borde de la red:

  • Las aplicaciones con uso intensivo de datos
  • Las aplicaciones sensibles a la latencia humana
  • Las aplicaciones sensibles a la latencia máquina-máquina
  • Las aplicaciones cruciales para la vida

La evolución móvil ha aumentado cada vez más con estas cambiantes TI en el borde de la red y resulta fácil ver algunos paralelos —sin mencionar el progreso hacia un objetivo compartido—. Las redes móviles 5G, actualmente en desarrollo, dependen más que nunca de la nueva generación de TI en el borde de la red de para permitir aplicaciones dependientes del borde como el Internet de las Cosas, los vehículos autónomos y las ciudades inteligentes.

Con el tiempo, veremos semáforos coordinados con datos en tiempo real relacionados con el flujo de tránsito y las condiciones meteorológicas, los cuales se adaptarán sin problemas a los vehículos de emergencia con el fin de crear un sistema de transporte ultrainteligente —todo gracias al borde de la red y las tecnologías 5G—. La realidad virtual nos permitirá experimentar los deportes y el entretenimiento en formas completamente nuevas y podrían cambiar radicalmente la manera en que enseñamos y aprendemos.

No está tan lejos como parece; las aplicaciones como Waze ya están ofreciendo beneficios similares. A continuación, un punto importante: existe la tendencia a pensar en que estos tipos de avances estarán dominados por el gobierno, pero muy probablemente podrían originarse en el sector privado. El desarrollo de servicios y aplicaciones amigables con el consumidor impulsará mayores inversiones en infraestructura y tendrá una influencia en el borde de la red y las arquitecturas 5G que surjan. Además, es probable que los sistemas de infraestructura civiles y gubernamentales busquen ponerse al corriente.

Una nota importante sobre las arquitecturas móviles: No sabemos cómo se verán. Sabemos que permitirán más aplicaciones para los consumidores y muchas otras inimaginables hasta ahora. Sin embargo, la arquitectura de redes continúa siendo ampliamente especulativa.

De seguro, veremos una mayor densificación de la red inalámbrica —después de todo, se necesitarán más sitios para satisfacer una mayor demanda—. Con esto en mente, es probable que los proveedores confíen en una cobertura superpuesta desde las densas redes para cubrir los cortes eléctricos en un sitio determinado, y cambiará la situación con respecto a la energía de respaldo. Las baterías serán reemplazadas y aparecerán equipos de computación adicionales —con diferentes requisitos térmicos en comparación con los equipos de telecomunicaciones tradicionales—, los cuales aumentarán las necesidades en infraestructura en el lugar de la torre. Nuevamente, es un modelo de borde/5G más convergente.

La nueva generación del borde preparada para la tecnología 5G

¿Qué significa todo esto para las compañías que actualmente planifican despliegues en el borde de la red? Significa tres cosas:

  1. La nueva generación del borde de la red deberá estar preparada para la tecnología 5G. Quizás se pregunte cómo es esto posible si aún no se ha definido la tecnología 5G. Aunque no conozcamos los detalles, sabemos esto: al decir que el borde deberá estar preparado para la tecnología 5G, significa que deberá estar preparado para la comunicación. Esa es la clave. Actualmente hay soluciones disponibles —y Vertiv es un líder en este aspecto—, las cuales ofrecen sistemas en el borde completamente integrados y escalables, con capacidades de comunicaciones de última generación.

  2. Las arquitecturas existentes de telecomunicaciones/nube/coubicaciones evolucionarán para satisfacer las necesidades del borde. Las oficinas centrales se transformarán en concentradores de datos urbanos. Las compañías de servicios en la nube y de coubicaciones continuarán expandiendo su huella para ofrecer servicios más cercanos a los usuarios. Junto al continuo despliegue de infraestructura preparada para el borde, ajustado a los arquetipos y los casos de uso, se creará un ecosistema en el borde de la red que se extenderá más allá de los tradicionales despliegues en el borde de la red en espacios pequeños.

  3. El modelo de dotación para los centros de datos y el borde cambiará. Las empresas y los centros de datos de hiperescala de la actualidad son más inteligentes que antes y se dirigen a un funcionamiento automatizado y no requieren personal a tiempo completo. Las instalaciones en el borde de la red no necesitan empleados a tiempo completo para funcionar, pero sí necesitan personal de soporte y técnicos de servicio. Hay que tomar en cuenta que por lo general hablamos de miles de sitios de borde en una red única. Esto resultará en un aumento masivo del personal de servicio. Es el modelo de telecomunicaciones y existe la posibilidad de que las compañías de telecomunicaciones y con activos de TI en el borde desarrollen acuerdos de servicios compartidos. Por supuesto, esto acarrea nuevos problemas y la seguridad no es el menos importante de estos. Sin embargo, este será el tema de otro blog.

Si podemos aprender algo de la evolución de las arquitecturas móviles y su uso en TI en el borde es que dicho progreso nunca puede predecirse ni ocurre de manera constante. Las compañías inteligentes mantienen la flexibilidad para adaptarse al futuro. Está claro que el futuro de la computación se encuentra en el borde de la red. Y para ir hacia ese futuro de manera eficiente, necesitamos cambiar radicalmente la manera como consideramos la computación en el borde y las redes distribuidas, con el fin de aceptar nuevos modelos para los centros de datos de las empresas tradicionales y las oficinas centrales de telecomunicaciones. Además, es necesario invertir en tecnologías diseñadas específicamente para un futuro en el borde de la red.

Artículos relacionados

Idioma y ubicación