The page you're viewing is for Spanish (EMEA) region.

The page you're viewing is for Spanish (EMEA) region.

Por qué casi todo lo que creía saber sobre los centros de datos prefabricados son invenciones

Andrew Donoghue •

Las creencias erróneas tienen la costumbre de persistir, sobre todo en la era de las “fake news”.

Pongamos por ejemplo que el orden en el que bebemos el vino o la cerveza pudiera determinar qué tipo de resaca tenemos al día siguiente. La cerveza antes que el vino está bien pero ¿el vino antes que la cerveza? En fin.

La realidad es que es una cuestión más de cuánto alcohol se consume que del orden en el que se consume. Seguro que la mayoría de la gente sabe perfectamente que no tiene ningún fundamento pero, aún así, se agarran a ese argumento o atribuyen el dolor de cabeza a un último chupito imprevisto.

La verdad es que, en gran medida, el proceso de toma de decisiones es instintivo y se basa en creencias muy arraigadas, más que en razonamientos fríos y sensatos como todos queremos pensar. Y a pesar del poder de la inteligencia y de la investigación disponible esto también se aplica a las decisiones de trabajo (lo mismo que a las de bar).

El sector de los centros de datos, igual que otros sectores, cuenta con su parte correspondiente de falsas creencias, mitos y errores comúnmente aceptados. El hecho de que sea un sector eminentemente basado en el mantenimiento de la resiliencia y del tiempo de funcionamiento a menudo significa que el pensamiento conservador y establecido es el preferente. Más vale malo conocido (quedarse con lo que se tiene) que bueno por conocer (invertir en algo nuevo o no probado).

En consecuencia, existe toda una variedad de tecnologías emergentes y posiblemente revolucionarias que prometen mejorar la eficiencia y la eficacia, pero corren el riesgo de quedar obstruidas por creencias comunes obsoletas o simplemente radicalmente equivocadas.

Pongamos por ejemplo los centros de datos modulares prefabricados (PFM). Al contrario que los convencionales (o de construcción tradicional), que se basan en la construcción in situ, los PFM consisten en módulos de infraestructura de centros de datos que se ensamblan en fábrica y se entregan en la ubicación.

Se trata de una tecnología que existe desde hace más de una década y desde mucho antes fuera del ámbito de los centros de datos. También continúa evolucionando, con cada vez más proveedores desarrollando nuevas tecnologías y servicios.

A pesar de ese legado y de la innovación continua, siguen existiendo creencias falsas sobre los centros de datos PFM, como que es una tecnología que aún no se ha probado y que no ha evolucionado desde los primeros diseños.

La lógica, los hechos y las pruebas no siempre triunfan sobre el pensamiento establecido, pero vamos a intentarlo; ya es hora de desbaratar algunas de esas creencias erróneas:

Los centros de datos PFM son un producto nicho

Cierto, las arquitecturas PFM siguen ocupando una parte relativamente pequeña del mercado. Pero esa porción solo está llamada a crecer. La demanda de los proveedores de Colocation que buscan agilidad (posibilidad de añadir capacidad según se necesite), así como la demanda futura de nuevos centros de datos pequeños edge relacionada con el 5G son solo algunos de los impulsores de este crecimiento. De acuerdo con los analistas del sector 451 Research, el mercado de los centros de datos PFM está llamado a expandirse a una tasa anual compuesta de crecimiento (CAGR) del 14,4 por ciento hasta 2021, cuando habrá alcanzado los 4400 millones de dólares. ”La metodología PFM se está convirtiendo en el medio preferido para expandir la capacidad de los centros de datos y construir nuevos subsistemas críticos, prefabricados. Sustentada por los procesos industriales, ofrece distintas ventajas en términos de control de calidad, velocidad de instalación y consistencia de construcción”, dijo recientemente Daniel Bizom analista de 451 Research.

Los centros de datos PFM son simples contenedores

El hecho de que la primera oleada de productos PFM de empresas informáticas como Sun Microsystems estuvieran basados en contenedores ISO ha significado que este factor de forma ha seguido estrechamente asociado al término PFM, quizá en detrimento de una visión más amplia de la tecnología. Aunque PFM engloba actualmente el espectro completo de la infraestructura de centros de datos (desde filas a salas e instalaciones completas pasando por infraestructura eléctrica y térmica), el concepto de que PFM equivale a contenedor persiste. El reto permanente para el sector de los centros de datos es hacer entender la amplitud y la flexibilidad de diseño que los PFM pueden permitir.

Los PFM son más caros que las construcciones tradicionales

Una de las ventajas más potentes de un centro de datos PFM es que no requiere ponderar el valor de un despliegue más rápido frente a los costes adicionales comúnmente asociados con una entrega más rápida. Los centros de datos PFM aprovechan las economías de escala y los procesos racionalizados que el montaje fuera del emplazamiento hace posible con idea de permitir un despliegue más rápido a un menor TCO. Las ventajas económicas de un centro de datos PFM son tan atractivas que pueden cambiar el análisis de rentabilidad cuando se trata de valorar una posible expansión de unas instalaciones existentes frente a una nueva construcción. Un centro de datos PFM permite a una organización trasladar un centro de datos a una ubicación más atractiva con aproximadamente el mismo coste que supondría la expansión y actualización de unas instalaciones existentes.

Las arquitecturas PFM son menos resilientes o seguras

Ciertamente, algunos factores de forma PFM, en particular los diseños tipo contenedor o incluso los centros de datos pequeños son portátiles; pueden entregarse en la parte de atrás de un camión y, en caso necesario, trasladarse a otra ubicación. Pero esa portabilidad no afecta en absoluto a la seguridad física o a la resiliencia. Protegidas por las mismas barreras físicas de seguridad (vallas, dobles puertas de seguridad, protecciones) que las construcciones convencionales, las arquitecturas PFM son igual de seguras. De hecho, las arquitecturas PFM tienen también, sin duda, menos propensión a los fallos porque las pruebas cruciales, e incluso algunas puestas en marcha, pueden hacerse en condiciones de fábrica. La integración previa de componentes significa también la reducción de los problemas de mantenimiento derivados de componentes no instalados correctamente. Por último, en cuanto a la resiliencia, la principal organización de certificaciones para el sector de los centros de datos, Uptime Institute, ha desarrollado su programa Tier-Ready para adaptar la certificación a arquitecturas construidas, total o parcialmente, con componentes PFM.

Los PFM son solo para nuevas instalaciones

Los PFM no vienen solo a sustituir las ventas al por mayor de técnicas de construcción tradicionales. La arquitectura PFM es una tecnología flexible que puede utilizarse para aumentar las arquitecturas construidas de forma convencional. Por ejemplo, pueden desplegarse unidades PFM específicas para añadir potencia (SAI) o capacidad de refrigeración a un sitio existente que tenga espacio vacío suficiente pero esté limitado en términos térmicos o de resiliencia. Un ejemplo específico de esta tecnología en acción es la familia de productos VERTIV™ Power Module. El Power Module está diseñado para desplegarse en instalaciones nuevas o existentes que requieren modos ágiles y flexibles de ampliar la distribución de energía y la resiliencia.

Las instalaciones PFM son feas

Los diseños PFM son aplicables a todo, desde instalaciones completas, que no se distinguen de los sitios construidos convencionalmente, a centros de datos pequeños de un solo rack para responder a los requisitos de Edge Computing, que pueden estar integrados en un edificio de oficinas de gran belleza estética. Un buen ejemplo de lo anterior es el centro de datos de T-Systems en Cerdanyola del Vallès, Barcelona. Aunque está construido con un sistema PFM, desde fuera parece exactamente igual a una arquitectura convencional. Actualmente es uno de los centros de datos modulares de T-Systems en España, con una capacidad de carga de TI modular de 1,1 MW, ampliable hasta 5 MW en fases futuras. Además, estas instalaciones han recibido también el premio Data Centre Market al proyecto más innovador en España, y el reconocimiento del Uptime Institute al proporcionar un 99,98 % de disponibilidad.

Para obtener más información sobre por qué los centros de datos prefabricados pueden suponer la solución adecuada para su siguiente centro de datos edge, core, de colocation o de telecomunicaciones, consulte el informe: Centros de datos modulares prefabricados: convirtiendo lo revolucionario en la opción estándar.

Artículos relacionados

Inicio de sesión de partners

Idioma y ubicación